Hace unas semanas, cerrábamos en Genexies Mobile la primera fase de un mega-proyecto. Un proyecto de esos de los que hacemos pocos. De meses de desarrollo. Ayer cerrábamos la segunda fase.

Y la puesta en producción, planificada al detalle por el equipo de GNX junto con el cliente, está a la altura del proyecto: seis horas, con parada planificada del servicio de varias horas en la primera fase, y algo menos en la segunda.

El trabajo bien hecho, en forma de planes de pruebas, de plan detallado de puesta en producción, de horas y horas del equipo en pruebas de componentes, de integración, de implementación de simuladores de los servicios remotos… tuvo su recompensa. Todo salió según lo planeado, prácticamente al 100%. Bien por el equipo.

Mentiría si dijera que todo funcionó. Hubo pequeños detalles, pero quedaron resueltos al día siguiente. Y casi todos estaban del “otro lado” (aunque la facturación nos afecta a todos 😉

Yo estuve más como un apoyo moral al equipo, hice acto de presencia por si el proceso se desmadraba y alguien debía tomar la decisión (o más bien ayudar a tomarla, porque el equipo es bastante autónomo y responsable en ese sentido). La suerte es que en la primera migración había partido, así que en los pasos del proceso donde debíamos esperar a que otro hiciera su trabajo en remoto, pues nos acompañaron las pizzas y los goles del Atleti en el proyector. Llegué a casa a las 00:40, pero para ser la primera vez en mi vida que tengo que formar parte de una puesta en producción de este tipo, no ha estado mal como experiencia… Tampoco hay que repetirla todos los meses, que no hace falta…

¿Qué conclusiones saco del proceso? Entre otras estas siguientes:

  • Si has hecho el trabajo, si llevas los deberes hechos, no habrá muchas sorpresas.
  • Siempre hay sorpresas.
  • Pocas veces te encontrarás con procesos sin marcha atrás, sin plan B. Estate alerta si te obligan a que sea así.
  • Automatiza todo lo que puedas, evita los pasos manuales absurdos: subir un fichero, comprobar la integridad de un dato, etc. No hacen más que aumentar el tiempo de migración.
  • Haz una ejecución “en seco” de la migración. Siempre se te puede haber olvidado algo del proceso. Automatízalo.
  • Comunicación constante con el cliente durante el proceso. La información tiene que fluir. Los silencios son peligrosos.
  • Ten bien definidos y acordados los criterios de aceptación: hemos terminado la migración y ha salido exitosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *